Precipitador

Sobre una medida casera de la calidad del agua

El uso de experimentos para medir la calidad del agua, se ha convertido en la herramienta número uno para convencer a las personas a comprar sistemas para el tratamiento del agua. De estos experimentos, esta página se dedica al uso del precipitador eléctrico. Como ingeniero electricista, y docente desde hace dos décadas, debo hacer una presentación de lo que ocurre durante el uso de ese equipo y de lo que puede concluirse.

Situación

Alguien se ofrece para hacer una prueba de la calidad del agua que usted toma en su casa. Conecta un bloque negro, el cual tiene cuatro electrodos, a una toma; espera un momento, y luego contrasta el agua de su casa con la que esa persona trae. Mientras la del grifo presenta lodos y color oscuro (como se ve en la fotografía o aun peor), el agua en el otro vaso apenas si se amarilla.

Precipitador1

La persona afirma que esos lodos, y el color, se debe a los contaminantes que ya estaban en el agua de su casa, solo que invisibles, y que el experimento ha hecho posible que eso se vea. Además dice que el agua en el otro vaso es el resultado de un sistema de tratamiento que él, muy amablemente, está dispuesto a venderle. Usted se aterroriza de haber tomado semejante agua toda su vida, y se apura a hacer la compra.

Precipitador eléctrico